Bodegas Miguel Merino: Rioja Alta en estado puro

El bodeguero Miguel Merino nos abre sus puertas de una de las Bodegas de vino Rioja más prestigiosas por sus reservas.

La tienda de vino ILOVEWINE tiene el orgullo de poder ofrecer a sus clientes uno de los mejores reservas de vino rioja. Se trata de Miguel Merino Gran Reserva 2004 y Miguel Merino Reserva 2005.

Detrás de estos vinos está Miguel Merino, un bodeguero que llegó a La Rioja hace más de cuarenta años. Hasta entonces su vida transcurrió en otras ciudades españolas y en Estados Unidos. Tenemos delante a un amante de sus Vinos, de su Bodega y de su tierra de adopción, La Rioja.

Miguel Merino bodeguero ILOVEWINE

El protagonista de la entrevista de la semana: Miguel Merino

Reconoce que siempre soñó con hacer sus propios vinos y con orgullo nos cuenta que tiene dos hijos y que, aunque ambos tienen sus propios proyectos, el mayor colabora activamente en la parte de viticultura y enología de la Bodega.

Nos atiende amablemente, como a sus vinos. Le lanzamos una batería de preguntas que no tiene inconveniente en responder con absoluta diligencia desde Briones, en plena Rioja Alta.

ILW. ¿Cuánto tiempo llevas dedicado al mundo del vino?

MM. Exagerando, y contestando con música, podría decir aquello de “toda una vida…..”  En realidad entré en el mundo del vino, como profesional, en 1976.

ILW. ¿Cuál es el secreto para poder lanzar una bodega, para poder hacer vinos propios de calidad?

MM. Trabajar con mucha ilusión hace todo más agradable: los momentos difíciles son más llevaderos y los momentos buenos te llenan de satisfacción.  Es muy importante rodearte de amigos que te estimulen, apoyen y aconsejen.  Me preguntaba en broma un amigo inglés si sabía cómo “hacer una pequeña fortuna” en el mundo del vino?   La respuesta era “empezar con una fortuna grande”.   Creo que esas tres cosas: ilusión, amigos y una gran fortuna serían buenos consejos.  Si no se dispone, como en mi caso, de fortuna habrá que compensarlo con determinación, esfuerzo, constancia……

ILW. ¿Cómo es un día a día en su vida? ¿Cambia mucho su jornada en función de la época del año en el que estemos?

MM. Casi todos los días hay un mensaje agradable esperándote en la bandeja de entrada que te hace empezar la jornada sonriendo.  También es habitual recibir visitas de clientes, importadores o “enófilos a secas” cuyos comentarios te hacen el día mas grato.   Las fechas de vendimia son particularmente intensas y extenuantes, aunque mucho más divertidas que los días de trabajo de despacho, oficina o comercial.

ILW. Cuentan los expertos y en ILOVEWINE también lo sabemos, que sus reservas tienen algo que los hace especial tanto como para ser de lo mejor que hay en el mercado. ¿Cómo consigue hacer un reserva de tanta calidad? ¿Cuál es el secreto?

MM. Ahí sí que no hay duda:  la calidad del vino viene de la uva;  los cuidados y atenciones al vino, la calidad y juventud de las barricas cuentan también, el tiempo de reposo en botella es importante,  pero el elemento esencial es la uva, su variedad, el terreno en que se cultiva.  La mesa de selección es otro factor de calidad, al no permitir que cualquier uva dudosa o defectuosa pase el examen.

ILW. Recientemente en un concurso en Suecia superó en las catas a ciegas a todos sus contrincantes ¿Qué siente uno al ver eso?

MM. Sorpresa en el primer momento, porque eran 76 los vinos “aspirantes” para un único premio (un pedido suculento, por cierto).  Luego, la sensación de que nuestro vino estuvo “inspirado” en el momento de la cata y de que era nuestro día de suerte.  Sí que es cierto que los éxitos aportan autoconfianza y estímulo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *