Con Leire entre Barricas en Bodegas Heredad Baños Bezares.

Bodegas Heredad Baños Bezares es una pequeña y familiar Bodega de Briñas.

Se respira humildad y buen hacer. La sonrisa de Blanca y Leire (madre e hija) a todos los visitantes y amigos es permanente y siempre te da una sensación muy acogedora. Te sientes en casa. Pero sus Vinos son sofisticados, manteniendo la elaboración tradicional y con carácter. Una Bodega con presente y con mucho mas futuro.

Hace pocos días me presenté en la Bodega y Leire Tejada se dispuso a degustar Vinos de la Barrica, que emoción. Allí estábamos Leire y yo abriendo las Barricas y disfrutando como apasionados al Vino que somos. Si ves a Leire por la calle, jovencita, no te imaginas lo que te puede enseñar de Vino. Y lo mejor no es eso, lo mas bonito es escuchar como se expresa y con que cariño te habla de sus Vinos. Lo miras, lo hueles y lo catas, pero ella lo comenta y el Vino es catado en 4 dimensiones. Probamos algunos experimentos que no están en el mercado, por tanto no podemos develar los secretos.

Lo dicho, te sientes tan a gusto en la Bodega, entre la iluminación tenue, la acogedora sala de Barricas y la buena charla que parece que estas en casa, ¡solo te falta el pijama y las zapatillas! Sé muy bien que alguien se va a reír con este comentario…

Pero hablaremos de Vino, su ojito derecho. Hebabe Graciano 2008, es un pura sangre. Los varietales de uva Graciano son Vinos difíciles de elaborar y también de comprender, por eso hay muy pocos Bodegueros que se atreven con ellos. La familia de Bodegas Heredad Baños Bezares luce su creación con orgullo y no es para menos. Es un Vino que te recuerda a la tierra, sotobosque. Sus aromas son muy complejos, pero su paso por boca es ligero y aromático. Es un Vino estupendo para comidas con sabores fuertes, asados, jamón ibérico, Pato y por que no cocidos de invierno. Pudimos catar la añada 2009, que apunta muy bien, aún en proceso de elaboración.

Se asoma Blanca y nos ofrece el almuerzo. La visita no ha terminado, nos vamos al merendero y nos sentamos. Almorzamos, charlamos y degustamos Bohedal Maceración Carbónica y Gran Bohedal Reserva 2008.

¿Que mas se puede pedir a la vida?

Si visitas Rioja Alta no dejes de conocer la Bodega, hacen visitas los fines de semana. Blanca y Leire te harán sentir muy bien. Os aseguro que quedaréis muy contentos y con unas botellas en el maletero. ¡Salud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *