Miguel Merino en su salsa

Atención, La Tavina organiza una cata con Miguel Merino. No hay excusas, no hacen falta, su persona, su carisma y sobre todo sus Vinos son sin duda alguna imán suficiente para asistir con orgullo del trabajo ajeno y admiración.

El día se presentó apretado, algunas reuniones, un par de pedidos para Santiago de Compostela y París, una vídeo conferencia organizada por el ICEX y unos recados en Logroño. Pero no puedo evitar durante todo el día pensar en la degustación de la noche.

Llegamos mi amigo y colaborador Xabier de De Vinos & Catas y un servidor, saludos y caras conocidas. Primera sorpresa, Miguel ha venido con su hijo Miguel, el promotor de una nueva línea de trabajo con el Unnum. Se siente un bonito ambiente, tomamos asiento y Víctor, responsable de La Tavina hace las presentaciones.

Miguel nos explica los pasos hasta la creacción de su Bodega y la filosofía.

“Vendimia manual en pequeñas cajas. No tenemos tolva de descarga y seleccionamos toda la uva. Las parcelas que producen la uva para nuestros Vinos están en ladera y son pobres. Dan una baja producción, pero de altisima calidad”

Comenzamos con Miguel Merino Mazuelo de la Quinta Cruz 2010. No puedo evitar emoción, por culpa de Juan Ramón Madrid soy un enamorado de los varietales de Mazuelo. Orgía de matices, salen frutas maduras y el roble escondido tras un recuerdo herbáceo. Es un rebelde que necesita un poco de botella para adiestrarse, pero como apunta… Y de repente llega la añada 2006 para comparar la evolución. Me han leído el pensamiento, veo caras se sorpresa y pienso, “Los Mazuelo conquistan”.

Miguel Merino Reserva 2005 en la copa. ¿Cuantos Reservas te ofrecen una primera sensación de frutas en nariz previo a bailar la copa y asomar minerales, tostados, café y especias? No hay muchos, pero para D. Miguel es pan comido. Simplemente extraordinario.

Que pocas veces se puede gozar de un Gran Reserva, pero no olvidemos que estamos catando Vinos de una Bodega experta en Vinos Reserva y Gran Reserva. Miguel Merino Gran Reserva 2004, silencio, escuchamos las explicaciones y paso a paso, procedemos: Ver el color, oler los aromas y a continuación un torrente de gozo se presenta. ¿Es posible tanta viveza en un Gran Reserva? Lo es, hasta el color hace indicar su fortaleza. Xabi alucina y afirma “Que pasada, es un Gran Reserva y mira como está”, sonrío mientras tomo notas.

El 78% de la producción va destinada a la exportación. Parece que sus Vinos son más valorados fuera de las fronteras. Sus Vinos siempre están entre mis favoritos y en mis recomendaciones, pero por méritos propios. Mi amigo italiano Sergio Martini me suele preguntar, ¿que tal D. Miguel? ¿que tal esos Vinos tan buenos? Sergio visito la Bodega hace unos 3 años y quedó prendado totalmente.

Ahora Miguel hijo toma el protagonismo y nos habla de su creación, Miguel Merino Unnum 2010 que se presenta en primicia. Este Vino me sorprendió gratamente la primera vez que lo caté con la añada 2005. No puedo evitar pensar en el decantador, en casa cuando abro una botella lo pide a gritos y si lo haces su matices se multiplican y ordenan. Comenzamos, frutas maduras rojas y negras, sensación refrescante, moviendo la copa los aromas aumentan y se suman los minerales y especias. Fantástico y durante meses seguirá mejorando.

Solo puedo decir Gracias a Miguel padre e hijo por hacernos comprender por que nos apasiona este mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *